Todas las entradas por mariaguzmangonzalez

LA EMOCIÓN ES UN MENSAJE DEL CUERPO

http://www.usnews.com/dims4/USNEWS/dd418f3/2147483647/resize/652x%3E/quality/85/?url=%2Fcmsmedia%2Fc8%2Feab970db86ed88d44a160f68b55d10%2F51483widemodern_bodymapping_131230.JPG

Todas las emociones básicas, desde la ira hasta la tristeza, tienen un correlación corporal. El nerviosismo ante una entrevista de trabajo puede provocar sudoración en las manos y la tristeza, pesadez en las piernas según informan en Materia. Son mecanismos biológicos que preparan o responden a estímulos del entorno. Pero no está claro si ante metáforas como la de las mariposas en el estómago todos sinten el revoloteo de estos lepidópteros en la misma zona del cuerpo y menos aún si lo hacen igual un finlandés, un sueco o un chino.

El mapa superior se obtuvo gracias a un experimento en el que participaron más de 700 personas. El profesor de neurociencia cognitiva Universidad de Aalto en Finlandia, Lauri Nummenmaa junto a varios colegas, realizaron cinco experimentos sucesivos en los que una muestra de 703 personas debían localizar en qué lugar de su cuerpo percibían el impacto de cada una de las emociones más básicas y otras más complejas. Entre las primeras contaron la ira, el miedo, el asco, la felicidad, la tristeza o la sorpresa. Entre las segundas, en parte constructo en parte naturales, aparecen la ansiedad, el amor, la depresión, el desprecio, el orgullo (en el sentido de sentirse orgulloso), la vergüenza y la envidia.

Situados ante una silueta humana en blanco, pidieron a los participantes que colorearan las zonas del cuerpo que se activaban más o menos mientras leían las palabras usadas para nombrar a cada una de las 13 emociones analizadas. Debían usar el rojo para las zonas de mayor sensación y el azul las de menor activación. Para el conjunto de emociones, comprobaron que la mayoría de los participantes (por encima del 73%) coincidían en las zonas coloreadas creando los mismos mapas de sensaciones corporales.

Anuncios

UN ESPACIO PARA FACILITAR SOLUCIONES.

por María Guzmán González

Los contextos cada día son sistemas más complejos. Por ejemplo podemos pensar que el contexto de una conversación es un despacho, pero puede ser una empresa, puede ser una cultura o puede ser una país. Cada contexto puede abarcar el anterior y su referencia implica diferentes actuaciones, visiones y observaciones. Cuando analizamos la información, realizamos una valoración funcional de los datos que nos permite formular un diagnostico para el cual se suele sugerir una intervención.

Ahora bien, el análisis de la información no son hechos ocurridos, ni fechas, sino procesos humanos existenciales, que vivencian estos hechos y fechas y los trasmiten relacionándose a otros y al grupo, a pesar de que los que lo vivieron no lo digirieron. Cuando la conducta no es un problema, sino solamente un síntoma, la hipótesis conlleva una comprensión más profunda de lo que trata de resolver el tal comportamiento. Generalmente esto implica trabajar en un grupo de personas y tal vez por patrones que se repiten en los grupos. Lo que le ocurre al sujeto, y la relación del sujeto con su síntoma, puede no ayudar y provocar un atascamiento que se retroalimenta de forma circular.

¿Qué es lo que deseamos modificar? ¿Una conducta? ¿Una relación? ¿Un equipo? ¿O un deseo que no se materializa?

La teoría del campo, la teoría psicodinámica, la teoría de las relaciones humanas y del intercambio social están todas ellas insertadas en el pensamiento sistémico. Cuando observamos un síntoma, puede haber pasado mucho tiempo entre él y su causa, inclusive una generación. También puede haberse un gran espacio entre, por ejemplo, la plata peruana y la perdida de la finca empresarial familiar en España. Entre el evento y la manifestación del síntoma la medida de espacio y tiempo no es la habitual.

El desarrollo del pensamiento sistémico se capacita a través de dinámicas experienciales grupales, en las cuales o vivenciamos directamente o nos identificamos en trabajos de compañeros. El adestramiento de los patrones de percepción sistémica y fenomenológica los consideramos imprescindibles en este universo dinámico cada vez más complejo.

DESARROLAR LA ESCUCHA HOLISTICA.

escucha holistica

De Maria Guzmán González

¿Cómo desarrollamos el respeto, el reconocimiento y la admiración?

La escucha de las experiencias, emociones, valores y deseos nos permite comunicarnos como personas con el otro o los otros. Para poder desplazar fronteras y comunicar lo que subyace importante en nuestro interior se requiere de una confianza que posibilita experimentar la realidad de una manera nueva, sin presuponer ni comprender mejor. Esta escucha favorece desplazar las fronteras integrando los valores ajenos. Al abrirnos a las experiencias, emociones, valores y paradigmas del otro, posibilitamos una integración con los propios e inclusive generamos unos nuevos entre ambos o en grupo. Esto es ampliar fronteras, desplazarlas o incluso diluirlas.

La escucha holística integra los sistemas y posibilita incluir lo que antes no estaba, honrando lo que ha permitido que ahora sea. Esto a su vez, puede significar que emerjan paradigmas completamente nuevos y valores desconocidos. Evidentemente este tipo de escucha va mucho más allá de lo verbal: escuchamos con los ojos, con la piel, con el olfato, con el clima emocional de quien nos habla, con esa sensación conocida e indescriptible en la tripa y una intuición que se despliega permitiendo entendernos. Tal vez podríamos decir que la escucha es principalmente energética.

Esta comprensión de que no somos lo que parecemos, sino flujos energéticos en constante intercambio, permite afirmar que nuestra vibración o frecuencia de nuestra nota o timbre es un tipo de conciencia que antecede a una comprensión mental. ¿Qué hace que un lugar sea agradable? ¿Qué hace que un encuentro con alguien sea entrañable? ¿Cómo sé que mi relación con mi jefe está en armonía, más allá de la productividad del día de hoy?

La escucha holística requiere una auto-escucha en la que sabemos distinguir los enredos de nuestra propiocepción. Estas distinciones de patrones sensoriales, emotivos y vibracionales son dinámicos. Se aprenden como a montar en bicicleta. Se trata de una coordinación. El resultado es un dialogo sin palabras, una consciente transmisión con el otro y con todo.

Ojalá, participes con los otros en nuestros talleres, dónde lo que trabajamos es precisamente esa actitud del facilitador/coach/terapeuta.

HACIA UN CAMBIO DE MODELO ASISTENCIAL.

asistencia a mayores - manos - nuevo modelo asistencialde Jordi Lleixa

La atención a personas dependientes ha evolucionado de manera clara los últimos años, especialmente en gerontología y en centros sociosanitarios. De un modelo de atención centrado en la patología y los dèficits se ha pasado a un modelo que llamamos centrado en la persona, que pone el foco más en las potencialidades, los gustos o la historia de vida de la persona.

Dicho así parece nada o lo más natural del mundo. Sin embargo está obligando a las organizaciones a hacer unos ajustes y unos cambios en su manera de funcionar que generan una cierta tensión o fustración. Pasar de una forma de atender colectiva a una de personalizada obliga a cambiar cosas.

Ese nuevo hacer se ha centrado en cosas en la práctica cotidiana asistencial como por ejemplo que el cliente decida a qué hora le gusta levantarse o qué prefiere comer. Instaurar esos cambios que nos permitan acercarnos a nuevas necesidades de la persona se han hecho sin cambiar mucho la organización, especialmente sin cambiar o tomar concienca de los cambios a nivel filosófico.

Las organizaciones que están teniendo éxito en este aspecto lo hacen cuando alinean la filosofia, con la reorganización del centro y con la práctica asistencial. Las que se fustran y en las que aparecen problemas no suelen hacer cambios en uno o dos de estos aspectos.

Con la atención centrada en la persona por tanto hemos mejorado la mirada al otro que se ha convertido de objeto a sujeto pero en ese interesante hacer nos hemos olvidado de nosotros. Esa evolución en la mirada para hacerla más abarcativa y que nos incluya necesita un modelo más allá del de la Atención Centrada en la Persona. Estamos hablando de hacer un cambio de modelo cuando aún no se ha hecho la implantación del anterior. Nosotros hemos creado uno al que llamamos Systemic Care. Su explicación queda para otros posts.

GESTALT Y PENSAMIENTO SISTEMICO.

manos-pintadas-como-carasde María Guzmán González

El día 30 y 31 de Mayo estaremos en Noto (Sicilia) invitados por la Fundación Italiana Gestalt para profundizar juntos en cómo las constelaciones pueden facilitar nuevas herrmientas a la Gestalt. Sois bienvenidos para seguir enriqueciendo el arte de acompañar… (aquí pincha aquí para ver los datos logisticos).

El origen de la Gestalt está relacionado con una visión holística, es decir vemos a la persona como un todo.
Esta mirada permite descubrir patrones perceptivos y sensoriales que anteceden a patrones de significados. Como corriente humanista, se aleja del enfoque mecanicista ‘causa-efecto’, adentrándose en la posibilidad de gestión del Ser y de sus estados internos y externos (acciones): toda conducta es una manifestación activa de un estado interno.

El pensamiento sistémico surge en los años 50 en un inicio alentado por la confluencia del inquietudes de grandes ramas de estudio. El prisma de un psicólogo, filosofo, antropólogo, sociólogo … podían ser distintos, pero todos deseaban una comprensión de la naturaleza del ser humano.
Esta corriente se aleja de la metáfora del funcionamiento de la psique humana como si fuese un ordenador. La teoría sistémica asemeja su funcionamiento a un ser vivo y, por ello, empezamos a hablar de procesos, de homeóstasis, etc…La aplicación sistémica en la psicología tiene varias escuelas con diferentes enfoques, pero todos ellos trabajan el componente relacional y la interacción a la adaptación al contexto, teniendo en cuenta el ciclo de vida y las diferencias generacionales.
La escuela de Palo Alto genera una tremenda aportación relativa a la comunicación, al entendimiento del lenguaje, que se traslada al campo relacional. Por ejemplo, Virginia Satir, en sus esculturas, es una precursora del trabajo sistémico.

Yo soy Yo, Tú eres Tú.
Yo no estoy en este mundo para cumplir tus expectativas, tú no estás en este mundo para cumplir las mías.
Si en algún momento o en algún punto nos encontramos, será maravilloso
Si no, no puede remediarse.
Falto de amor a mí mismo, cuando en el intento de complacerte me traiciono.
Falto de amor a ti, cuando intento que seas como yo quiero
en vez de aceptarte como realmente eres.
Tú eres Tú y Yo soy Yo.
Yo soy Yo y Tú eres Tú.

Fritz Perls

Tanto la Gestalt como la terapia sistémica comparten su pasión por la aplicación de la fenomenología, corriente filosófica fundamental en el siglo pasado. Aunque tal vez sea Carl Rogers quien describe su aprendizaje de Perls en la terapia centrada en el cliente, la Gestalt y la terapia sistémica abordan intervenciones en el ‘aquí’ y en el ‘ahora’, valorizando las vivencias subjetivas de las personas, no solo las conductuales.

A su vez, desde dónde trabaja el terapeuta y cómo se relaciona con el cliente son aplicaciones bastantes comunes en estas escuelas. Nos alejamos de las convicciones de un doctor sabio y conocedor para adentrarnos en la incertidumbre…
También podemos subrayar la tremenda importancia en la evolución del desarrollo de la persona.

Estas terapias también tienes divergencias. La Gestalt en su origenes trabaja la conciencia individual y su desarrollo, incluyendo los parámetros relacionales, sin adentrarse en la conciencia colectiva, ni en la conciencia trans-personal. Pese a sus diferentes escuelas, el enfoque sistémico introduce la observación del sistema, es decir a las interrelaciones de todos los miembros y se pregunta cuál es la utilidad de un determinado ‘síntoma’ que vemos en uno de los elementos; por ejemplo, para qué sirve el déficit de atención de un hijo, para quién en la familia, para quién lo lleva y para solucionar qué. Esta comprensión invita a salirse de la conciencia individual y, al hacerlo, por supuesto cuestionarse la identidad de la misma conciencia. Uno de los efectos de esta comprensión, por ejemplo, es reconocer una identificación trans-generacional y la capacidad de trabajar esa asociación para dotar de capacidad de respuestas no reactivas a la persona.

Particularmente, una de las ultimas aplicaciones sistémicas son las constelaciones familiares y organizacionales. La aportación de Bert Hellinger más significativa, en mi opinión, es la correlación entre las conciencias individual, colectiva y trans-personal. Esta técnica especifica también tiene varias escuelas y diferentes técnicas de aplicación, pero ofrece la posibilidad de indagar la interconexión del ser en todas sus existencias y en particular de las relaciones familiares, inclusive en relaciones laborales en las que, frecuentemente, encontramos una superposición de contexto.

¿Son estas metodologías incompatibles? A mi entender son complementarias.

La visión general del sistema permite una rápida profundización en la comprensión perceptiva, emocional y comportamental.
Una de las fáciles preguntas que siempre ayuda en sesión suele ser “¿quién se alegraría o entristecería de este cambio?”. El trabajo sistémico aporta un enfoque relacional e implica un conocimiento que permite trabajar al mínimo con tres elementos: terapeuta, cliente, conflicto relacional del cliente. Esto requiere de una competencia y manejo de equipos, grupos y del ‘triangulo’.
Si es verdad que la constelación desvela fenoménicamente el enredo, la integración corporal es probablemente mucho más profunda a través de una sesión gestáltica posterior. Por ello, cuando en lugar de ‘hacer terapia’ hacemos coaching sistémico, incorporamos muchas técnicas provenientes de la Gestalt, como la silla caliente.

Estas escuelas continúan su propia evolución y están empezando a incorporar la realidad cuántica, a nivel energético y vibracional, tanto en la preparación de sus terapeutas como en el trabajo en sesión. Personalmente, cada vez vivo más encuentros entre ambas escuelas. En constelaciones, algo muy específico dentro de lo sistémico, es importante comprender la visión trans-personal y la innovación de essta mirada. Esta parte no es comparable con la Gestalt. Aun así, la visión sistémica implica que, cuando vamos subiendo a nivel de conciencia, vamos englobando más y más, llegando finalmente a la Unidad. En ese punto, no hay distinción entre el ‘yo’ y el ‘tú’… yo soy tú. Pero el inicio de este transito es cuando dejamos de proyectar en la persona que tenemos en frente y podemos decirle “yo te veo”.

Tu eres yo y yo soy tú…
Tú cultivas la flor que hay en ti,
Para que yo sea hermoso.
Yo transformo la basura que hay en mí,
Para que no tengas que sufrir.

Yo te apoyo
Y tú me apoyas.
Estoy en este mundo para darte paz;
Tú estás en este mundo para darme alegría

Thich Nhat Hanh

EVOLUCION DE LA CONCIENCIA: INDIVIDUAL Y COLECTIVA.

holding-hands-peace-planet-earth-painted

de María Guzmán González

El ser individual tiene la voluntad que le permite focalizar y dirigirse, cosa que un grupo no tiene. El funcionamiento del grupo es distinto ya que esta compuesto por seres con diferentes voluntades y focos… La gestión de las diferencias y el enriquecimiento solo es posible mediante una coordinación de visión, flexibilidad en roles e intercambio entre todos. A su vez el conocimiento, siendo segmentado, puede hacerse holístico a través de una visión global sistémica.

La aportación de las constelaciones a la evolución grupal tiene varios niveles. Es una rápida y barata manera de tener un diagnóstico y muestra de manera global tensiones entre los miembros y la repetición de patrones en diferentes niveles de la jerarquía. Si añadimos el conocimiento de la aplicación de los principios de pertenencia, orden y equilibrio… observamos dónde el sistema pierde fuerza.

Carecer de una voluntad única no significa que el sistema en su globalidad no tenga sus propios principios de funcionamiento que van más allá de un concepto mecánico u ético de las relaciones. Por ejemplo hemos pasado de un mangement vertical a uno horizontal en el que el foco se ha traspasado de un control de la acción a “todos somos colegas”. En el primer modelo se perdía la sinergia de aportaciones y la confluencia del grupo con una visión única y común. En el segundo falta liderazgo y segmentación de que servicio para coordinar acciones eficaces.

Un tema de actualidad sería un salario justo que impida que alguien de manera inconsciente cese en una empresa por tener un sobresueldo y que haya otras en las que el turnover sea inmenso por abusos. ¿Hay dos personas que valoren lo mismo? ¿qué componentes a demás del salario pesan para realizar el trabajo? ¿cómo se compaginan sistemas como el familiar y el laboral?

Las constelaciones laborales, empresariales y organizacionales nos permiten adrentrarnos en dinámicas del sistema y trascender conjuntamente el estado actual. Cuando aflora la inteligencia que subyace y recordamos lo que es infrautilizado… la calidad relacional mejora y las inquietudes se comparten generando una mayor creatividad de conjunto.

Nuestro equipo asesora, forma y supervisa este conjunto de factores para llegar a un éxito real y sostenible.